Encuentra y comunica



¿De qué hablamos cuando hablamos de educación?

Encuentra, entiende y dialoga sobre los conceptos claves del sistema educativo nacional.

INICIO CONCEPTOS AlumnosMaestros Derecho a aprender

Derecho a aprender

El derecho a la educación es un derecho internacionalmente reconocido y nacionalmente garantizado por ley. Tiene una relación fundamental con otros derechos, siendo condición esencial para el ejercicio de los derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales (Latapí, 2009).

 

Históricamente, el derecho a la educación se ha concebido como el de tener acceso a una educación, es decir, de poder asistir a – y transitar por – una escuela. En años más recientes, se escucha un llamado para ir más allá de la tradicional preocupación por el acceso para enfocarnos en garantizar también el derecho a una educación de “calidad” (UNESCO, 1990, 2000). La Convención sobre los Derechos del Niño define la calidad de la educación como lo que uno necesita tanto quiere aprender, ambos fundados en el contexto propio de cada persona (UNICEF, 2006). Este aprendizaje se debe entender de manera holística; incluye el desarrollo cognitivo, creativo, físico, social y emocional (UNESCO, 2005).

 

El aprendizaje es una experiencia de transformación de nuestra identidad. La cuestión central de la educación ya no es ¿qué sabemos?, sino ¿quiénes somos? En ese sentido, aprender es crecer, desarrollarte, desplegarte, no para ser otro o como otros, sino para ser el mejor tú mismo, la mejor versión de ti, y aprender no se limita a ver, recordar o considerar; implica también entender, usar, relacionar, expresar, participar, incidir y transformar nuestro contexto.

 

El aprendizaje es un proceso social, haciendo la participación en nuestro propio proceso de desarrollo otro aspecto fundamental del derecho a la educación. Esta participación se refiere a la calidad de la experiencia en la escuela y la medida en que nos sentimos que podemos influir en nuestro contexto (Echeita y Ainscow, 2010). Como ha pasado con el aprendizaje, vemos un consenso creciente de que el derecho a la educación también incluye como aspecto esencial la participación.

 

En resumen, el derecho a aprender exige que la educación sea triplemente incluyente:

  • Estar: que todas y todos lleguen a la escuela listos para aprender, permanezcan en y transiten por ella en tiempo y forma, y terminen por lo menos los doce años de la educación obligatoria;
  • Aprender: que todas y todos aprendan lo que les es pertinente y relevante, que desarrollen actitudes y habilidades para seguir aprendiendo a lo largo de su vida y participar plenamente en la sociedad a su alrededor; y
  • Participar: que todas y todos puedan participar y participen activamente en su propia educación y proceso de aprendizaje.

 

El derecho a aprender – y la triple inclusión inherente en ello – no es una mera aspiración ciudadana, favor, obligación moral o política pública discrecional; es un derecho, obligatorio y exigible ante cualquier autoridad, incluso ante los órganos jurisdiccionales.

 

Debido a que es reconocido como un derecho humano por nuestra Constitución y por diversos tratados internacionales de los que México es parte, goza de un régimen especial de protección a nivel internacional y nacional que implica, entre otras cosas, que todas las autoridades mexicanas, de cualquier nivel de gobierno y de cualquier entidad federativa, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar este derecho, de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad.

 

No basta con dar acceso a una escuela; todas y todos también tienen el derecho a un aprendizaje participativo en ella y el Estado la obligación de asegurar que esto pase.

¿Cómo se concibe en México?

El planteamiento más claro y reciente del derecho a la educación en México se encuentra en la reforma al artículo 3º Constitucional promulgada en 2013, en la cual se establece la responsabilidad del Estado de garantizar “el máximo logro de aprendizaje de los educandos” (CPEUM, 2016). Esto representa un cambio de gran importancia ya que pone en el centro al aprendizaje y la obligación del Estado va más allá de facilitar el acceso a un edificio llamado “escuela”. Más bien, el Estado tiene que promover el desarrollo de ambientes de aprendizaje eficaces, que cuenten con las condiciones básicas para apoyar el desarrollo integral de cada niña, niño y joven.

 

El derecho a aprender en el artículo 3º constitucional a lo largo de la historia

 

1857: Se reconoce entre los derechos del hombre la “libertad de enseñanza”.

 

1917: Se establece que “la enseñanza es libre” y que la educación primaria impartida en “los establecimientos oficiales” será gratuita.

 

1934: Se establece que la educación será socialista, gratuita y libre de doctrinas religiosas.

 

1946: Se estipula que la educación desarrollará las facultades del ser humano, será democrática, nacional y fomentará la convivencia humana.

 

1979: Se establece la autonomía universitaria.

 

1992: Se especifica que la educación será laica y libre de doctrinas y que el criterio que la orientará se basará en el progreso científico.

 

2011: Se agrega que la educación fomentará el amor a la Patria y será el respaldo a los derechos humanos y la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y justicia.

 

2012: Se orientará a mejorar la convivencia humana, fortalecer el aprecio y respeto por la diversidad cultural, la dignidad de la persona, la integridad de la familia, la convicción del interés general de la sociedad y los ideales de igualdad de derechos de todos.

 

2013: Se establece que “el Estado garantizará la calidad en la educación obligatoria de manera que los materiales y métodos educativos, la organización escolar, la infraestructura educativa y la idoneidad de los docentes y los directivos garanticen el máximo logro de aprendizaje de los educandos”.

 

El derecho a aprender en los tratados internacionales

El derecho a la educación ha sido reconocido como derecho humano en diversos tratados internacionales de los que México es parte:

 

Tratado Fecha de ratificación
Carta de la Organización de las Naciones Unidas 7 noviembre 1945
Declaración Universal de los Derechos Humanos 10 diciembre 1948
Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial 20 de febrero 1975
Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer 23 de marzo 1981
Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales 23 de marzo 1981
Convención Americana sobre Derechos Humanos “Pacto de San José de Costa Rica” 24 de marzo 1981
Convenio 169 de la OIT Sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes 5 de septiembre de 1990
Convención de los Derechos del Niño 21 septiembre 1990
Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos “Protocolo de San Salvador” 16 de abril 1996
Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares 8 de marzo 1999
Convenio sobre la Prohibición de las Peores Formas de Trabajo Infantil y la Acción Inmediata para su Eliminación 30 de junio 2000
Convención Interamericana para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra las Personas con Discapacidad 25 de enero 2001
Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales 5 de julio 2006
Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad 17 de diciembre 2007

 

El derecho a aprender en las políticas públicas mexicanas

La mayoría de los programas federales educativos tienen como objetivo último impactar en el aprendizaje de los estudiantes. La lista de los programas educativos federales que se implementan actualmente se puede encontrar aquí.

 

Evaluación del progreso en la garantía del derecho a aprender

Monitorear el cumplimiento del derecho a aprender de todas y todos implica contar con un instrumento que evalúe el aprendizaje de cada niña, niño y joven de manera constante. A través de esta evaluación, podemos saber qué necesita cada estudiante y cómo podemos apoyar su proceso de aprendizaje de manera oportuna. Sin embargo, en México no existe actualmente una evaluación censal (que se aplica a todos y cada uno de las y los estudiantes) del aprendizaje que permita saber qué se debe modificar o continuar para garantizar que todos aprendan.

 

En la última década en México, se han generado tres programas nacionales para medir el logro de aprendizaje de las y los estudiantes:

Programa Años de aplicación A quiénes
Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE)

2006 a 2013

A todas y todos los alumnos de 3º de primaria a último grado de media superior.
Exámenes de la Calidad y el Logro Educativos (EXCALE)

2004 a 2013

Muestra de alumnos en: 3º de preescolar, 3º de primaria, 6º de primaria, 3º de secundaria y último grado de bachillerato.
Plan Nacional de Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA)

 

Modalidad Evaluación de Logro del Sistema Educativo Nacional (ELSEN)

2014-2015

Muestra de alumnos de los grados terminales de la educación obligatoria (6º de primaria, 3º de secundaria y último grado de bachillerato).

 

 

Plan Nacional de Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA)

 

Modalidad Evaluación de Logro de los Centros Escolares (ELCE)

 

2014-2015

A todas las escuelas – aunque no necesariamente a todos los alumnos – de los grados terminales de la educación obligatoria (6º de primaria, 3º de secundaria y último grado de bachillerato).

 

En el marco internacional, a partir del año 2000 México participa en el Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés) de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Esta evaluación se aplica cada tres años en distintos países y sistemas educativos del mundo a una muestra de estudiantes de 15 años. La última edición fue en el año 2015. PISA examina el rendimiento en lectura, matemáticas y ciencia y estudia factores que pueden afectar los resultados educativos como la motivación de los alumnos por aprender, su concepción sobre sí mismos y sus estrategias de aprendizaje e información contextual de las familias y prácticas instruccionales y de gestión en las escuelas.Estas pruebas evalúan el contenido curricular, con un enfoque en lenguaje y comunicación y matemáticas.

 

La falta de una evaluación censal que permita monitorear si cada niña y niño está aprendiendo lo que quiere, necesita y si participa en su educación es un obstáculo para poder definir o modificar la política educativa orientada a garantizar el derecho a aprender.

 

El derecho a participar como parte del derecho a aprender

La participación de las niñas, niños y jóvenes en su propia educación y procesos de aprendizaje forma parte de las disposiciones legales obligatorias, no sólo en tratados internacionales, sino también en las leyes mexicanas.

 

Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes

  • Las autoridades deberán “promover la participación, tomar en cuenta la opinión de niñas, niños y adolescentes, en todos aquellos asuntos de su incumbencia, de acuerdo a su edad, desarrollo evolutivo, cognoscitivo y madurez” (Artículo 2, Fracción II).
  • Las autoridades federales, estatales y municipales garantizarán el derecho a una educación de calidad, para lo cual deberán “establecer mecanismos para la expresión y participación de niñas, niños y adolescentes … que permita atender y tomar en cuenta sus intereses y preocupaciones en materia educativa” (Artículo 57, Fracción XV).
  • “Niñas, niños y adolescentes tienen derecho a ser escuchados y tomados en cuenta en los asuntos de su interés” (Artículo 71).
  • Las autoridades federales, estatales y municipales “están obligados a disponer e implementar los mecanismos que garanticen la participación permanente y activa de niñas, niños y adolescentes en las decisiones que se toman en los ámbitos familiar, escolar, social, comunitario o cualquier otro en el que se desarrollen” (Artículo 72).

 

Ley General de Educación

  • “En el sistema educativo nacional deberá asegurarse la participación activa de todos los involucrados en el proceso educativo … privilegiando la participación de los educandos” (Artículo 2).
  • Las autoridades educativas federal, locales y municipales deberán ejecutar programas y acciones que fortalezcan la autonomía de gestión de las escuelas. Entre los objetivos de esos programas está “propiciar condiciones de participación para que alumnos…, se involucren en la resolución de los retos que cada escuela enfrenta” (Artículo 28 bis).
  • Para las evaluaciones, “tomarán las medidas que permitan la colaboración efectiva de alumnos” (Artículo 30).

 

¿Cuál es su estado actual?

Hoy en día el derecho a aprender de las niñas, niños y jóvenes en México está lejos de ser garantizado. El derecho se ve vulnerado en cada una de las tres inclusiones:

 

Estar:

  • Alrededor de la mitad de los alumnos que llegan a primaria ya no estarán en educación media superior 10 años después.
  • México es uno de los países de América Latina que más excluye: la mitad de los jóvenes mexicanos de 17 años están fuera de la escuela.

 

Aprender:

  • A la conclusión de la escolaridad obligatoria, más de la mitad de los alumnos no alcanzan el nivel mínimo aceptable de competencias matemáticas.
  • A los 15 años, los estudiantes de las familias más ricas de México han aprendido lo equivalente a 3.9 años de escolaridad más que los estudiantes de las familias más pobres.
  • 8 de cada 10 niñas y niños indígenas en 6º de primaria tienen un aprendizaje insuficiente en matemáticas.
  • Sólo 1 de cada 10 niñas y niños que experimentan barreras para el aprendizaje y la participación cuenta con apoyo especializado.

 

Participar:

  • Ni siquiera tenemos una medición confiable, más allá de la evidencia anecdótica. La tercera exclusión es tan severa que el sistema ni siquiera la ha mapeado todavía.

 

En Mexicanos Primero hemos documentado cómo el derecho a aprender se ve violentado a través de distintas perspectivas, desde el impacto de la desigualdad social en el aprendizaje, el malgasto de los recursos educativos, la desatención a la primera infancia, las deficiencias en el sistema de aprendizaje profesional docente, y la falta de responsabilidad y cumplimiento por parte de las autoridades educativas locales, entre otros. Puedes consultar todos los estudios de Mexicanos Primero aquí.

 

¿Qué podemos hacer para mejorar?

La escuela es el principal mecanismo actual para garantizar el derecho a aprender. La política educativa debe apoyar el desarrollo de escuelas como comunidades de aprendizaje que respeten, protejan y promuevan ese derecho. Para lograrlo, se requieren acciones en por lo menos cuatro ejes:

  • Respetar y promover a las maestras y maestros de México.
  • Hacer realidad un nuevo proyecto educativo.
  • Gastar adecuadamente el dinero de la educación.
  • Hacer efectiva la participación de la sociedad.

(para una descripción más completa sobre estos ejes, visita la sección de “Escuela”)

 

En cada una de nuestras publicaciones planteamos recomendaciones e intervenciones de política pública que contribuyan a la garantía del derecho a aprender para todas y todos. Puedes consultar cada publicación en este link.

 

¿Qué puedes hacer tú?

Como familia

  • Ubica en que nivel de aprendizaje se encuentran tus hijos; la prueba Planea ayuda a conocer el nivel de desempeño de los alumnos de 6º de primaria, 3º de secundaria y 3º de bachillerato en matemáticas y lenguaje y comunicación (se encuentra disponible aquí).
  • Conoce a los maestros de tus hijos, platica con ellos periódicamente, establece citas de seguimiento al aprendizaje de tus hijos (ver manual).
  • Frecuenta el plantel escolar de tu comunidad, investiga qué recursos han recibido o van a recibir por parte de las autoridades y solicitar que la decisión de gasto se abra a la comunidad.
  • Infórmate sobre los programas federales en los que participa tu escuela.
  • Investiga las becas y apoyos económicos disponibles para los alumnos; un buen lugar para empezar es en este link.

 

Como maestro o director

  • Buscar oportunidades de formación continua para apoyar de manera incluyente el proceso de aprendizaje de cada una de tus alumnas y alumnos.
  • Promover el aprendizaje entre pares y en colectivo, colaborando y compartiendo entre maestros y directores, igualmente observando las clases de los compañeros para dar retroalimentación y recibirla.
  • Adoptar el ciclo de indagación docente y construcción de conocimiento para promover el aprendizaje de los alumnos (para más información, ver nuestra publicación  en este link).
  • Incorporarse a título personal o juntos como comunidad en redes virtuales de aprendizaje.
  • Involucra a la comunidad escolar en las decisiones de la escuela y vuelve corresponsable a las familias y alumnos del aprendizaje de todas las niñas y niños.
  • Investiga y comparte buenas prácticas docentes y asegura que ningún niño se quede atrás en su aprendizaje.

 

Referencias y Sitios de Interés:

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

 

Echeita, Gerardo y Ainscow, Mel (2010). “La Educación inclusiva como derecho. Marco de referencia y pautas de acción para el desarrollo de una revolución pendiente,” Ponencia presentada en el II Congreso Iberoamericano de Síndrome de Down, Granada, España, mayo 2010.

 

INEE (2005). Plan General de Evaluación del Aprendizaje. Proyectos Nacional e Internacionales. Disponible en: http://www.inee.edu.mx/index.php/bases-de-datos/bases-de-datos-excale/marcos-de-referencia/95-publicaciones/de-pruebas-y-medicion-capitulos/468-plan-general-de-evaluacion-del-aprendizaje-proyectos-nacionales-e-internacionales

 

INEE (2015). Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (Planea). Documento rector. Disponible en: http://www.inee.edu.mx/index.php/planea

 

Latapí, Pablo (2009). “El derecho a la educación: Su alcance, exigibilidad y relevancia para la política educativa”, Revista Mexicana de Investigación Educativa, 40 (14), pp. 255-287.

 

Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes

 

Ley General de Educación

 

Mexicanos Primero (2015). Prof. Recomendaciones sobre Formación Inicial y Continua de los Maestros de México. Disponible en: https://www.mexicanosprimero.org/images/prof/prof-comp.pdf

 

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Programa Internacional de Evaluación de los Alumnos (PISA). Disponible en: http://www.oecd.org/centrodemexico/medios/programainternacionaldeevaluaciondelosalumnospisa.htm

 

United Nations Children’s Fund (UNICEF) (2006). Convención sobre los Derechos del Niño. Disponible en: https://old.unicef.es/sites/www.unicef.es/files/CDN_06.pdf

 

United Nations Education, Science and Culture Organization (UNESCO), (1990). World Declaration on Education for All and Framework for action to meet basic learning needs. Disponible en: http://unesdoc.unesco.org/images/0012/001275/127583e.pdf

 

United Nations Education, Science and Culture Organization (UNESCO), (2000). The right to education. Towards education for all throughout life. Disponible en: http://unesdoc.unesco.org/images/0011/001197/119720e.pdf

 

United Nations Education, Science and Culture Organization (UNESCO), (2005). Education for all: The Quality Imperative, EFA Global Monitoring Report 2005, Paría, UNESCO, 430p

 

¿Algún dato es incorrecto o la información está incompleta?

Si quisieras proponer un cambio el contenido, agradecemos tu colaboración:

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

SUSCRIBIRME